Cómo cuidar el medioambiente ahorrando tu dinero

Publicado por Equipo Editorial de Gelt Giro

Publicado el 07/07/2022


Hoy en día, existen muchas maneras de simplificar los gastos y controlar mejor las finanzas personales. Por otro lado, podemos poner en marcha un gran número de acciones para cuidar el entorno ambiental. Aunque estos temas parecen completamente opuestos, guardan estrecha relación entre sí.

Si te has preguntado cómo es posible cuidar el medioambiente mientras ahorras dinero quiere decir que necesitas leer la información que se mostrará en las siguientes líneas.

Acciones que contribuyen a cuidar el entorno ambiental y simultáneamente ahorrar dinero

Los buenos hábitos financieros contribuyen con nuestra tranquilidad mental. Diseñar un presupuesto personal nos ayuda a tener un control exacto de los ingresos, gastos y ahorros. Cuando tenemos claro estos aspectos nos planificamos mejor y podemos crear hasta un fondo de emergencias.

Una vez que diseñamos un plan realista no queda más que empezar a ahorrar de múltiples formas. Recordemos que cualquier acción, por mínima que sea, suma. Los pequeños cambios suelen generar grandes beneficios.

Por ejemplo, si dentro de tus gastos frecuentes tienes previsto enviar dinero a tus familiares en el extranjero será muy útil comparar remesadoras para envío de dinero y elegir el servicio con las mejores tarifas para llevar a cabo la respectiva transacción. También podemos valernos de diferentes estrategias para no malgastar: Puedes evitar las compras impulsivas, rentabilizar los ahorros, minimizar el uso de las tarjetas de crédito y elegir correctamente, si tienes necesidad, los servicios de envio de dinero online. ¡ O irte a vivir en una de las 10 mejores ciudades españolas !

Hasta aquí, hemos dejado claro que establecer presupuestos y ceñirnos a ellos puede marcar una gran diferencia en nuestra vida financiera.

Ahora bien, ¿qué acciones contribuyen a cuidar el medioambiente y simultáneamente a ahorrar?  

Movilidad Sostenible 

El innovador concepto de la movilidad sostenible cada día se hace más popular. Contrarrestar los problemas medioambientales es un asunto que nos compete a todos.

Nos vendría muy bien caminar cuando se trata de distancias cortas. Asimismo, algunas prácticas que merman significativamente los efectos de la contaminación pueden ser utilizar la bicicleta o valernos del transporte público.

El desplazamiento en bici es muy beneficioso para tu salud y para tu bolsillo. Evitar los gastos innecesarios de combustible y optar por un medio de movilización sostenible es una decisión siempre acertada.

Si se trata de distancias más largas, comparte el coche con un amigo o familiar. Siempre hay formas alternas de reducir los costes en este particular.

Consumo energético eficiente

En materia de consumo energético hay muchas maneras de reducir significativamente y de ahorrar en los costes de la factura de luz. Algunas recomendaciones a tener en cuenta son:

  • Saca el máximo provecho a la luz natural. Abre las ventanas y permite que la claridad que irradia del sol ilumine la estancia.
  • Apaga las bombillas si no están en uso. Enseñemos a los más pequeños de la casa. Ellos también pueden llevar a cabo buenas prácticas ambientales. Generemos conciencia respecto al cuidado del planeta y la preservación de las futuras generaciones.
  • En el hogar, oficina o cualquier otro sitio, asegúrate de sustituir las bombillas comunes por ahorradores tipo LED o de bajo consumo.
  • Revisa que los electrodomésticos funcionen correctamente. Algunos desperfectos suelen ocasionar un incremento en el coste de la factura. Reemplaza aquellos que no contribuyan al cuidado de ambiente, adquiere productos que promuevan la eficiencia energética.
  • Un sistema de aislamiento térmico es una inversión que produce muy buenos resultados. Contribuye a regular los cambios de temperatura y a utilizar menos las unidades de aire acondicionado, calefacción o ventilación.
  • Desconectar los electrodomésticos u otros equipos eléctricos que no estén en uso. Utilizar reguladores de voltaje.
  • La instalación de paneles solares se ha convertido en una alternativa de alta tecnología que tiene un impacto importante en el cuidado del planeta.

Cuida el consumo del agua

Las fugas de agua suelen provocar grandes estragos y gastos innecesarios. Si calculamos la cantidad de gotas que se derraman en un minuto podemos tener una idea aproximada de cuántos litros de agua se desperdician en un día.

Multiplica esto por los días del mes y estima cual es la media de agua que se registrará en los contadores correspondientes. Corregir las fugas es un asunto urgente que te permitirá ahorrar unos cuantos euros. Recuerda que todo suma.

Otra forma de disminuir el consumo de agua es en el momento de bañarnos. Mientras esperamos que el agua se caliente se puede perder una gran cantidad de agua. Una idea sencilla que no cuesta nada consiste en colocar un recipiente para recolectar el agua durante el proceso.

El agua recolectada puede servir para recargar la cisterna del inodoro, regar las plantas o cualquier otra acción. Cerrar el grifo mientras nos enjabonamos también minimiza el consumo.

Otras acciones para ahorrar dinero y cuidar el planeta

  • Adquiere productos que se puedan reutilizar. Los artículos desechables aumentan la cantidad de desperdicios. Al agotarse su corta vida útil lo único que queda es desecharlos. Esto implica que tendrás que gastar más dinero si los necesitas de nuevo.

  • Si te gustan las plantaciones ¿por qué no pruebas cultivar tus propias hortalizas? Aparte de la satisfacción de la cosecha te ahorras un dinero extra.

  • Evita comprar cosas innecesarias. A veces, adquirimos cosas que sinceramente no nos hacen falta. Pensar antes de gestionar una compra es fundamental.

  • Optar por productos biodegradables.

  • Las actividades de entretenimiento cada día están más orientadas al uso de elementos electrónicos. Algunas veces, varios miembros de una familia están en dormitorios diferentes viendo el mismo programa de TV o película. 

  • Realizar actividades familiares al aire libre puede estrechar los lazos y reducir el consumo energético.

  • Cocinar comida sana y saludable siempre será la mejor apuesta. Aunque de vez en cuando comer afuera o utilizar el servicio delivery puede ser tentador, evitemos que se convierta en una costumbre. Al término del mes notarás una gran diferencia en lo que respecta al ahorro.

  • Restringir el uso de la secadora. Aprovechemos el buen tiempo para secar las prendas recién lavadas valiéndonos de la luz solar.

  • Un elemento imprescindible en el hogar es la olla de presión. Indistintamente de que nuestra cocina sea eléctrica o a gas, el tiempo de cocción será mucho menor al realizar tus preparaciones favoritas. Como consecuencia, el importe a pagar por estos servicios se reduce.

Fuentes del artículo : Publicaciones del Ministerio de Transición Ecólogica