Los bancos ya no son lo que eran: la revolución de las ‘Fintech’

Publicado por Equipo Editorial de Gelt Giro

Publicado el 26/01/2021


Al calor de la revolución digital, han surgido nuevos actores en el ámbito de las finanzas y las transacciones online que proponen servicios ágiles y pensados directamente en las necesidades de los clientes y que compiten con los bancos tradicionales.

La economía de las plataformas está marcando la nueva era de internet, con servicios que trascienden los puramente tecnológicos para llenar cada vez más el ámbito de la vida de los ciudadanos. Ocio, movilidad, vivienda, energía o servicios financieros son algunos de los sectores que están viendo cómo a las empresas tradicionales se les suman nuevos actores que se ofrecen con un alto grado de innovación y con servicios muy adaptados a las necesidades de sus usuarios.

Es el caso de las Fintech, empresas tecnológicas que ofrecen servicios tecnológicos especialmente diseñados para aplicaciones móviles e internet, con un alto grado de uso de tecnologías como el big data o la inteligencia artificial. Arrancaron su actividad en la década de los 2000 como una alternativa a la banca tradicional y desde entonces su peso no ha parado de crecer tanto en número como en influencia.

Una muestra de su importancia es el hecho de que existan 403 start-ups financieras en España, según un estudio realizado por El Referente y Abanca. Madrid lidera el ranking con 164 empresas, seguida de Cataluña con 107 y la Comunidad Valenciana con 24.

Nuevos tiempos en el ecosistema financiero

Además de las Fintech, el surgimiento de bancos puramente digitales también supone la aparición de nuevos actores en el mercado. En el último Barómetro de Innovación Financiera 2020 se destaca un hecho que muestra el potencial de estos nuevos actores para el cambio de hábitos de consumo: casi un 40% de los usuarios se decantarían por un nuevo banco digital si quisieran cambiar de proveedor financiero.

Otra muestra del cambio de tendencia se observa en el hecho de que, en 2018, un 71% de los clientes se decantara por otro banco tradicional a la hora de cambiar de entidad, frente al 58% que lo hace en 2020. No obstante, las Fintech todavía tienen un largo camino que recorrer para ganarse el favor del público: únicamente un 2% de los consultados las elegía como alternativa.

Importancia y futuro de las FinTech

Si solo un 2% lo consideran una alternativa real, ¿dónde está realmente el valor de las Fintech? La respuesta baila entre dos realidades: muchos usuarios los utilizan como una opción complementaria a su banco tradicional y los servicios e innovaciones que ofrecen las Fintech son vistos por los bancos como nuevas opciones para atraer a los clientes.

Un 15,42% de la población española utiliza servicios de Fintech, según un estudio de la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN). Según estos mismos datos, la franja de edad que más utiliza los servicios financieros es la que comprende entre los 26 y 35 años con un 23,6% de usuarios en ese tramo. Las transferencias de remesas y los servicios de pago de las Fintech se cuentan como los más utilizados por la población en general: un 15,5% los utiliza.

Los bancos también se han fijado en las Fintech por su capacidad para innovar y ofrecer nuevos servicios. De hecho, un 75% de las start-ups financieras españolas colaboran con bancos tradicionales y la previsión es que en el futuro esta colaboración sea aún mayor, según datos de Finnovating.

En el Barómetro de Innovación Financiera 2020, el 90% de los encuestados del sector bancario tradicional señalan a las Fintech como potenciales colaboradores. Sin embargo, un 55% cree que son al mismo tiempo colaboradores y posibles competidores. Una consecuencia de ello es que las principales entidades españolas han creado espacios de colaboración con start-ups, donde las pequeñas empresas se benefician del conocimiento y prestigio de las grandes entidades y estas pueden aprender de la agilidad y la rapidez a la hora de probar productos de las Fintech.

Oportunidades para las remesas de dinero

Las Fintech son por denominación innovadoras y buscan la satisfacción de las necesidades del cliente por encima de otros intereses. En este sentido, una de las claves para la transferencia de remesas que ofrecen las Fintech es la reducción de costes en las transacciones y una facilidad a la hora de operar ya que se ofrecen desde dispositivos móviles e internet.

Servicios de remesas directamente nacidos en internet son buena muestra de ello. Es el caso de empresas como Azimo, i-Transfer o Transferwise, empresas nacidas gracias a internet y que ofrecen servicios tecnológicos de transferencia de dinero. Es también el caso de muchas empresas que han visto en blockchain una oportunidad para transformar el mercado de las remesas y que apuestan por desarrollar servicios sin intermediarios para el usuario, como sucede con Ripple, que ya planea expandir su servicio de remesas en 2021.

Tenemos todas las herramientas para construir un futuro apasionante, con cada vez más actores y más posibilidades para los usuarios. En Gelt estaremos para contártelo.