El coronavirus acelera el uso del pago sin contacto

Publicado por Equipo Editorial de Gelt Giro

Publicado el 09/02/2021


El coronavirus ha cambiado la forma en que hacemos casi cualquier cosa. Entre ellas, cómo pagamos en establecimientos. Por eso, los servicios contactless se han popularizado por la necesidad de evitar el contacto para evitar contagios.

Por comodidad, por rapidez o por higiene. Desde hace varios años, se viene popularizando el uso del pago sin contacto en comercio, simplemente acercando la tarjeta o el móvil al lector del datáfono. Con la aparición de la COVID-19, esta tecnología se ha hecho más popular y raro es el comercio que no lo incorpora como opción de pago.

La tecnología contactless funciona gracias a NFC (Near Field Communication), basada en tecnología de RFID (Radio-Frequency Identification). Al entrar en contacto dos dispositivos con esta tecnología (lector y tarjeta o cualquier otro aparato con antena NFC), de esta manera se activa el campo electromagnético y se transmite la información. Como se explica en este artículo de Xataka, este sistema es perfectamente seguro ya que el radio de lectura es de 10cm, aunque realmente funciona a 4cm o menos.

'Contactless' en pandemia

La pandemia y la necesidad de distancia social y de evitar cualquier contacto innecesario ha fomentado el uso del pago sin contacto, aunque la tendencia al alza ya era una realidad. En el tercer trimestre de 2020, representó el 41% de las transacciones en persona, frente al 37% del pago en el segundo trimestre y el 30% del año anterior, según datos de Mastercard.

Otra muestra del potencial del pago sin contacto es el hecho de que Visa haya distribuido 80 millones de tarjetas con esta tecnología desde enero. De hecho, tanto Visa como Mastercard están apostando por esta tecnología con promociones especiales y servicios tanto para consumidores como para comercios.

En el caso de Mastercard, han realizado una importante campaña para promover el uso del pago sin contacto: desde un buscador de comercios que ofrecen la tecnología hasta un blog de estilo de vida cashless. Los datos extraídos de su II Índice de Ciudades Cashless señala que la mitad de los españoles ya prefería pagar sin contacto (con la tarjeta o acercando el teléfono) a finales de 2019. Dos tercios de los usuarios consideran que este método crecerá en los próximos años.

Una opción segura

Que la tecnología contactless era una opción para mejorar la higiene y evitar el contacto de muchas personas con un solo dispositivo se vio pocos días después del anuncio del confinamiento de primavera en España.

Menos de dos semanas después de que se decretara el estado de alarma en España, los bancos acordaron aumentar el límite del pago sin contacto sin necesidad de introducir la contraseña de 20€ a 50€. De esta manera, se pretendía que los pequeños pagos en comercios pudieran realizarse sin necesidad de tocar las teclas del datáfono.

"Esta medida aumentará notablemente el número de operaciones realizadas sin contacto, ya que España es el país de Europa que más ha apostado e invertido en el pago sin contacto y el que tiene una mayor infraestructura contactless, con más del 90% de las tarjetas y terminales de pago equipados ya con esta tecnología", señalaban en aquel momento desde el Sistema de Tarjetas y Medios de Pago.

Pago sin contacto por países

La tecnología de pago contactless se está estableciendo globalmente y se empieza a implantar en numerosos países. Es el caso para enviar dinero a Argentina, donde se ha paso de 2,3 millones de tarjetas contactless a 3,7 millones entre finales de diciembre de 2019 y mayo de 2020, según datos de Mastercard. Además, los límites de los pagos han pasado de $2.000 a $4.000.  

En Colombia, la pandemia ha afectado directamente al uso del pago sin contacto: un 19% de los usuarios afirma haber empezado a usarlo desde el inicio de la pandemia. En total, un 78% de los colombianos utiliza este tipo de tecnología. Los mayores usos se realizan en supermercados y farmacias, según datos recogidos por Colombia Fintech.

En otros países latinoamericanos, la pandemia ha reducido el uso de efectivo. En México, seis de cada diez mexicanos redujeron el uso de efectivo durante la pandemia. La forma más habitual de pago en los comercios mexicanos durante la pandemia ha sido la tarjeta bancaria con un 40% de su uso.

La tecnología de pago sin contacto ha venido para quedarse. La pandemia solo ha acelerado una tendencia que verá un importante incremento en los próximos años con la popularización de estos servicios en otros dispositivos además de la tarjeta como teléfonos móviles o smartwatches. Los comercios también están adaptándose a esta realidad y adquiriendo terminales que les permiten cobrar de esta manera. En el caso de los pagos, el futuro no se toca.