¿Cómo enviar remesas al extranjero? Paso a paso [Trucos para el 2020]

Publicado por Equipo Editorial de Gelt Giro

Publicado el 01/10/2020


Existen muchas opciones para enviar remesas a tu país, cada una con sus particularidades, sus ventajas y desventajas. Para conocer cuál se adapta mejor a ti y a tu bolsillo, lo primero que necesitas es saber qué pasos debes seguir para realizar una remesa con éxito.

Enviar remesas nunca fue tan fácil, las alternativas se multiplican y surgen nuevos servicios que hacen que cualquier persona que desee enviar una remesa lo tenga cada vez más fácil. Para saber cuál es la mejor de las opciones disponibles hay que tener claros una serie de conceptos. Aunque la gran variedad servicios ofrece muchas formas de enviar dinero al extranjero, los pasos a seguir son los mismos y únicamente varía la manera de realizar cada paso.

Elegir la cantidad a enviar

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de enviar una remesa es el monto de dinero total que queremos transferir. En primer lugar, por razones legales: si la cuantía a enviar desde España supera los 10.000€ tendremos que presentar el formulario S1 ante Hacienda para demostrar el origen del dinero, un requisito de este departamento para luchar contra el fraude fiscal.

En segundo lugar, tenemos que tener en cuenta que cada servicio presenta sus propios límites del dinero que permite enviar tanto diariamente como mensualmente. En el caso de los bancos, esta cantidad oscila según la entidad bancaria. Las agencias de envío como Western Union, MoneyGram o Correos marcan también límites diferentes que pueden llegar hasta los 10.000€ por transferencias online, pero que varían en el caso de ser en una oficina física.

Elegir el punto de emisión

Si se opta por enviar el dinero mediante una transferencia online, el lugar de emisión solo es relevante en cuanto al país de origen, igual que si se hace desde un banco. Según el país de origen, el dinero se emitirá con una moneda y el tipo de cambio puede variar para el receptor.

Si se prefiere utilizar un servicio físico de envío de dinero a través de una agencia, habrá que tener en cuenta que estos lugares físicos suelen ser más costosos que los servicios bancarios o las aplicaciones digitales.

Elegir el punto de destino

Determinar el lugar al que se remite el dinero también es importante. En el caso de las transacciones digitales o las entidades bancarias, hay que tener en cuenta el país de destino ya que influirá en el tipo de cambio que se aplica. Revisar el tipo de cambio en una remesa es fundamental ya que varía entre los servicios a elegir y puede suponer un costo oculto en la transferencia.

En el caso de las agencias físicas, las opciones incluyen oficinas de destino, servicios de correos, agencias de viaje y comisarías. En el caso de utilizar esta opción, hay que ser consciente de que el servicio puede tener un coste superior, igual que hay tener en cuenta el tipo de cambio que se va a aplicar.

Decidir la forma de enviar el dinero

Una vez decidida la cantidad óptima a enviar y los lugares de envío, hay que elegir el servicio que mejor se adapta a nuestras necesidades. Existen diferencias que conviene tener en consideración: en el caso de los bancos, es necesario disponer de cuenta bancaria; para las agencias, hay que tener en mente el tiempo que puede tardar una transacción; y en el caso de las aplicaciones web también hay que disponer de una cuenta bancaria.

En todos los casos, hay que tener en cuenta que, generalmente, las comisiones para enviar remesas aumentan según la cantidad a enviar ya que esta se calcula con un porcentaje sobre el total. En algunos servicios, se impone un mínimo de comisión para realizar la transferencia.    

Comprobar las comisiones

Como ya hemos visto, cada servicio aplica unas comisiones diferentes, aunque todas aplican algún tipo de tasa o porcentaje en función de la cantidad a enviar. Para evitar sorpresas, hay que conocer perfectamente el tipo de comisiones que se cobran y qué tipo de cambio se va a aplicar. Muchos servicios aplican comisiones ocultas en los tipos de cambios o no utilizan el tipo de cambio más eficiente. Además, hay que revisar si se cobra algún tipo de comisión por hacer envíos física o digitalmente.

Comparar los servicios

Finalmente, para comprobar exactamente qué tipo de servicio se adapta mejor a nuestras necesidades para enviar una remesa es recomendable comparar entre las diferentes opciones. Gelt Giro ofrece un comparador gratuito que permite comprobar en el momento las diferentes opciones, lugares de emisión y recepción, tipos de cambios y comisiones para asegurar que el servicio que elegimos es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Todo ello con el objetivo de que el envío de remesas sea una experiencia positiva que conecte a los migrantes con sus lugares de origen.