Guía para alquilar un piso en España: todo lo que debes saber

Publicado por Equipo Editorial de Gelt Giro

Publicado el 15/02/2022


Tanto si es la primera vez que buscas un piso de alquiler como si ya has sido inquilino en otras ocasiones, debes tener en cuenta que hay muchos aspectos que valorar antes de alquilar un piso.

Acertar no siempre es fácil y mucho menos si cuando tu objetivo es alquilar un piso en un país que no es el tuyo. En este caso, la cosa se complica mucho más por varios motivos. Por ejemplo, el precio de los alquileres varía mucho de un país a otro y ni hablar ya del cambio que supone de un continente a otro… Los mecanismos de búsqueda y las webs o apps a las que la gente recurre para alquilar un piso también cambian de un lugar a otro. No estás solo o sola, nosotros también hemos pasado por todo esto y por eso hoy queremos compartir contigo todo lo que hemos aprendido a la hora de alquilar un piso en España.

Te presentamos nuestra guía para alquilar un piso en España. ¿Comenzamos?

¿Qué tienes que tener en cuenta antes de alquilar un piso en España?

En España, al igual que en la gran mayoría de países del mundo el coste de vida varía bastante de una ciudad a otra. Si aún no has decidido a qué ciudad vas mudarte, estás a tiempo de conocer cuáles son las mejores ciudades para vivir en España según el coste de vida.

En la mayoría de los casos, las grandes ciudades como Madrid y Barcelona se convierten en los destinos elegidos para emigrar. Es cierto que ofrecen mayor oferta de empleo, pero también es cierto que alquilar un piso en ellas es más caro que en otros puntos del país. Aún así, no te preocupes porque no es imposible encontrar un piso de alquiler que se ajuste a lo que buscas.

En primer lugar, una vez decidido el destino, es importante sacar la calculadora y hacer cuentas. Asegúrate de que vas a poder pagar a largo plazo el alojamiento que elijas es clave. Y eso incluye, por supuesto, el pago de las facturas, no sólo del alquiler.

También hay que contar con que, antes de hacer el traslado, el propietario te pedirá el pago de una fianza (de lo que hablaremos más abajo), y el pago del primer mes de alquiler por adelantado.

Pero además de ello, antes de empezar a buscar debes plantearte otras preguntas:

  • ¿Para cuánto tiempo quieres alquilar un piso?: En muchas ocasiones, el propietario te pedirá una estancia mínima de un año, aunque puedes encontrar otras ofertas para periodos inferiores. Ten en cuenta que si firmas un contrato por un periodo determinado, el propietario puede pedirte una indemnización si quieres rescindirlo antes del plazo pactado. Aunque, por normal general, a partir de los 6 meses de estancia ya puedes rescindir cualquier contrato.
  • ¿Qué alquiler puedes permitirte?: Piensa en la renta que puedes afrontar y calcula que debería estar en torno al 35% de tus ingresos mensuales como máximo. Esta cifra es orientativa según los expertos financieros, ya que depende de si tienes otros gastos o cargas familiares (por ejemplo, si tienes hijos).
  • ¿Tienes toda la documentación?: Lo básico son tus documentos de identidad, (y permiso de residencia en caso de que seas inmigrante), aunque el propietario puede pedirte otra documentación que demuestre tu solvencia económica, como tu historial bancario o tus últimas nóminas. Si acabas de llegar y aún no tienes una cuenta bancaria en España, aquí te contamos cómo abrirla.

Si ya has calculado qué alquiler puedes permitirte y tienes la documentación en regla, es hora de buscar el piso que mejor se adapte a tus circunstancias. Veamos algunos consejos para elegir de la mejor forma:

Trucos que te ayudarán a alquilar un piso

No nos engañemos, algunas veces encontrar un buen piso para alquilar puede convertirse en una travesía eterna por el desierto. Puedes tener suerte y encontrar el tuyo a la primera, pero lo normal es que te cueste varias semanas, unos cuantos desplazamientos y visitas y, además, tengas que hacer cuentas sobre lo que va a costarte vivir en una zona o en otra.

Por eso, prepárate para moverte y para evitar la tentación de aceptar la primera oferta que encuentres, y ten en cuenta estos consejos:

Regístrate en portales inmobiliarios

Es fundamental darse de alta en las principales páginas de búsqueda de pisos de España, como Idealista, Fotocasa o Pisos.com. Además de registrarse, es recomendable suscribirse a los boletines diarios que pueden incluir pisos que se ajusten a tu búsqueda.

La mayoría de estas páginas ofrecen filtros avanzados para elegir la ubicación, el tipo de piso, el precio, etc, por lo que te facilitarán mucho la tarea de alquilar un piso. Además podrás ver anuncios de ofertas personalizadas según las preferencias que indiques.

Además, si sueles usar redes sociales, busca en ellas a estas inmobiliarias, ya que podrás descubrir nuevas ofertas incluso antes de que aparezcan en las webs.

Piensa bien en la zona que deseas para vivir

La importancia de la ubicación de un piso está demostrada por la diferencia de precios que hay entre las buenas zonas y las no tan buenas. En el centro de las ciudades, los precios se disparan (por ejemplo, en el centro de Madrid los precios de alquiler rondan los 15€/m2), mientras que conforme nos alejamos del centro los precios van descendiendo.

El problema de la ubicación es, básicamente, un problema principalmente económico. A la hora de elegir una zona u otra, valora el coste de vivir en cada lugar. Es posible que alquilar un piso en el centro sea más caro, pero deberás tener en cuenta los desplazamientos en caso de que elijas uno que está más lejos.

Si puedes desplazarte andando al centro o a tu lugar de trabajo será estupendo, pero si tienes que usar el transporte público deberás calcular cuánto puedes gastarte en un mes de desplazamientos.

Para ayudar a aquellos que están buscando piso de alquiler en Madrid, Barcelona o Valencia, Idealista ha diseñado unos mapas basados en las líneas de metro de cada ciudad para mostrar una estimación del precio por m2. Pinchando en este enlace puedes acceder a los mapas y gráficos interactivos para conocer el precio por zonas tanto de pisos de alquiler como en venta.

Valora también si hay elementos en la zona que puedan ser molestos, discotecas, aeropuertos, plazas bulliciosas... 

Está demostrado que vivir en zonas con ruidos muy molestos como estos que no permiten un buen descanso pueden generar estrés, problemas de salud y ansiedad crónica. Así que no infravalores la ubicación de tu piso de alquiler. Piensa que una oferta de alquiler excesivamente barata puede tener gato encerrado, relacionado con los problemas de ruidos.

Igual de importante que el sitio en el que está el piso es el vecindario. La cuestión es que, en el caso de los vecinos, no siempre se puede elegir. Lo analizamos en el siguiente punto.

Valora la calidad del vecindario

A nadie le gusta tener un vecino saxofonista o de esos que a las tres de la mañana todavía no han apagado la música. Ese tipo de problemas, más extendidos de lo que parece, tienen difícil solución en una comunidad de vecinos y generan problemas constantes, tanto de convivencia como de salud.

La cuestión es que la Ley de Propiedad Horizontal, que regula las comunidades de vecinos, es bastante imprecisa a la hora de hacer frente a los problemas de ruidos. No se puede contratar a un notario para que certifique que el vecino está haciendo ruidos constantes a horas intolerables, y la opción más adecuada, que es dar parte al Ayuntamiento y a la Policía Local, puede desembocar en un procedimiento judicial costoso, largo e ineficaz.

Así que si vas a alquilar un piso, no te cortes y pregúntale al casero por el vecindario. A veces tener un buen vecindario es sólo cuestión de suerte, pero por si acaso, pregunta e infórmate para saber qué te puedes encontrar. Por otro lado, relacionado con esto, está la comunidad:

Revisa la comunidad, no sólo el piso

Cuando vayas a visitar un piso con intención de alquilarlo, presta atención a las instalaciones de la comunidad. Fíjate en si parece nueva o por el contrario está descuidada, si tiene un buen ascensor, sí tiene una buena iluminación o si existen barreras arquitectónicas para discapacitados, entre otras cosas.

Pregúntale al casero por los gastos de comunidad. Por lo general, el arrendatario es el que normalmente se hace cargo de estos gastos de comunidad, pero es fundamental dejarlo claro a la hora de alquilar. Tampoco está de más informarse sobre cómo funciona la comunidad, quién es el presidente, etc. Como arrendatario no tienes que acudir a las Juntas (eso es tarea del propietario), pero no viene mal saber a quién acudir si hay un problema repentino en la comunidad.

Valora también si hay ascensor. No es demasiado importante si vives en un primero, pero a partir del segundo piso resulta muy útil para subir con peso o, incluso, para subir y bajar con una bicicleta. Por otro lado, si es una comunidad relativamente nueva, infórmate de si dispone de placas solares. Ello te permitirá ahorrar una poco en las facturas.

Las comunidades disponen habitualmente de seguros que, además de la Responsabilidad Civil, cubren otro tipo de siniestros relacionados con filtraciones, obras, etc. No todas tienen seguro, pero puedes consultárselo al propietario. Si quieres saber más sobre los seguros de comunidades, consulta nuestra guía: Seguros de comunidades explicados al detalle.

Pregunta a tus conocidos

El boca a boca sigue siendo una de las técnicas más útiles para encontrar un buen piso de alquiler.

Habla con tus amigos, familiares y compañeros de trabajo y pregúntales todo lo que te pueda resultar útil. Desde si conocen a alguien que pueda alquilar su piso hasta una estimación de precios de una zona concreta. Combinando esta búsqueda personal con la búsqueda online, seguro que encuentras tu piso ideal en poco tiempo.

Haz una lista con pros y contras de cada piso

Confecciona una lista con ventajas y desventajas de cada piso que visites. Ello te ayudará a aclarar tus ideas y a valorar qué condiciones son las que más te preocupan.Por ejemplo, si lo que más te interesa es un lugar silencioso para descansar bien o para estudiar sin molestias, céntrate en los pisos que destaquen por ello y descarta otros aunque tengan otras pequeñas ventajas. A largo plazo, el silencio será tu mayor aliado.

También es recomendable comentar esa lista con otras personas. Tus padres o tus amigos pueden ayudarte a decidir con la información que les proporciones de cada piso. Esperamos que nuestros consejos te hayan servido de utilidad que la búsqueda de vivienda ¡sea fácil y rápida!